La Congestión Nasal en Niños

¿Qué es la congestión nasal?

La congestión nasal se define como una obstrucción o taponamiento nasal, es decir, una sensación de dificultad al paso aéreo a través de la nariz. Puede estar acompañada de rinorrea, que hace referencia a la eliminación de mucosidad a través de las fosas nasales.

Es un síntoma que puede estar relacionado con patologías banales, como el resfriado y la gripe, o a otras enfermedades de causa muy diversa (alérgica, infecciosa u hormonal).

Puede afectar a una o ambas fosas nasales, provocando estornudos, picor, taponamiento, secreción y, en ocasiones, pérdida del olfato.

La mucosidad en las vías respiratorias altas se asocia a los procesos infecciosos virales, que en la edad preescolar afectan a los niños un promedio de 5 veces cada invierno. Por tanto, es frecuente que nos encontremos consultas por la persistencia y la incomodidad causada por las secreciones en las vías altas.

La obstrucción nasal puede producirse por diversas causas:

  • Rinitis catarral
  • Rinitis alérgica
  • Hipertrofia adenoidea
  • Cuerpo extraño nasal
¿Cuándo debemos ir al pediatra?

 Debemos llevar al niño en los siguientes casos:

  • >1 semana de duración
  • Congestión no asociada a ningún catarro ni alergia diagnosticada
  • Afectación del estado general
  • Mucosidad muy espesa
  • Fiebre de más de 39ºC
  • Dolor de oídos
  • Sangrado nasal
¿Cómo mejorar los síntomas?

Hay que dar de beber suficiente cantidad de agua al niño, mantener el ambiente con la humedad adecuada, enseñar al niño a sonarse (si la edad no lo permite, realizar lavados nasales y posteriormente aspirar las secreciones utilizando un aspirador nasal) y si la congestión es de causa alérgica se debe evitar en lo posible aquello que lo provoca.

nasal

¿Cómo se debe tratar?

Principalmente realizando lavados nasales con suero fisiológico o agua marina.

Existen en el mercado descongestivos pero hay que utilizarlos con precaución y a partir de los 6 años.

Lavados nasales

La limpieza nasal se puede realizar con suero fisiológico o con agua marina. La manera de aplicar el suero o el agua de mar es estirar al bebe lateralmente y aplicar el líquido por el orificio nasal superior y posteriormente girarlo y repetirlo en el otro orificio nasal.

Si el niño, a quien se le debe aplicar el suero es más mayor y no quiere estirarse de lado (siempre de lado, nunca totalmente plano ni boca arriba), se le puede aplicar el suero de las siguientes maneras:

a)     inclinándose delante del lavabo o

b)    si está en cama se le debe aplicar incorporado como si bebiera líquido.

A continuación para extraer la mucosidad que no ha salido se puede utilizar un aspirador nasal (es un dispositivo se pone el extremo en el orificio nasal y con el otro extremo se aspira con suavidad).  Si el niño sabe sonarse ya será suficiente.

Con suero fisiológico, agua marina isotónica o agua marina hipertónica.

La limpieza de las fosas nasales se pueden realizar con suero fisiológico, la única precaución es que no se debe aplicar el suero con demasiada presión. Los aplicadores de agua marina isotónica ofrecen la ventaja de una mayor comodidad para el niño y la utilización de presiones y cantidades adecuadas, que es lo más conveniente. Más recientemente han aparecido soluciones hipertónicas. Éstas son las que contienen una mayor cantidad de sales, tienen la capacidad de atraer el agua, el exceso de líquido que contienen las células congestionadas de las fosas nasales. Este movimiento de agua hace que las células se “sequen” restaurando así el equilibrio.  En el caso de una solución isotónica, este fenómeno no se produce. Sólo se produce el efecto de drenaje de la mucosidad hacia el exterior, no se reduce el edema.

Con este proceso de higiene nasal, aunque sea un poco incómodo, se verá mejorada la congestión nasal de los niños. Ellos, aunque lloren porque no les guste mucho, después nos lo agradecerán.

Siempre que tengas alguna duda, consulta al pediatra o al farmacéutico.

Artículo redactado por Ana Mendoza Barbero, Farmacéutica.

Bibliografia

Slapak I, Skoupá J, Strnad P, Horník P. Efficacy of isotonic nasal wash (seawater) in the treatment and prevention of rhinitis in children. Archives of otolaryngology–head & neck surgery. 2008;134(1):67-74.

Harvey R, Hannan SA, Badia L, Scadding G Lavado nasal con solución salina para el tratamiento sintomático de la rinosinusitis crónica (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>