¿PODEMOS MEJORAR EL PERFIL LIPÍDICO GRACIAS AL EJERCICIO FÍSICO?

La respuesta podría ser afirmativa, con el matiz que no todos los ejercicios o actividades deportivas tienen los mismos efectos sobre el perfil lipídico. Existe variación en función del tipo de ejercicio, intensidad, frecuencia, duración de las  sesiones y persistencia en el tiempo. También en función de la composición corporal de cada individuo y de la dieta.

Para establecer relación entre parámetros lipídicos y  entrenamiento, se deben tener en cuenta diferentes factores

Como son los valores iniciales de lípidos y lipoproteínas séricas, la edad, la intensidad del ejercicio, el consumo máximo de oxígeno, el peso corporal y el porcentaje de grasa corporal.

Las grasas se utilizan como combustible  para generar energía pero, como se vio en el post anterior, únicamente en los ejercicios aeróbicos. Son los que predominan los ejercicios de larga duración y de intensidad ligera-moderada en los que el aporte de oxígeno es fundamental para la obtención de energía.

Existe suficiente evidencia científica sobre los efectos del ejercicio aeróbico sobre el perfil lipídico.

Se ejerce un cambio favorable sobre el metabolismo lipoproteico debido al incremento del llamado colesterol bueno, el HDL, el cual tiene carácter cardioprotector.

Se ha observado que la frecuencia de las sesiones parece ser un punto relevante para mejorar estos parámetros. Esto nos indica que para influir en los valores de HDL y LDL es necesario un ejercicio persistente en el tiempo.

Según bibliografía consultada, se recomendaría que los sujetos con dislipemia deberían realizar una actividad deportiva de tipo aeróbico y a moderada intensidad y, dado que los efectos del metabolismo lipídico son reversibles y llegan a desaparecer si no se realiza entrenamiento continuado, el ejercicio debería formar parte del estilo de vida.

¿Y la llamada ‘Receta deportiva’?

Es de reciente actualidad que en el País Vasco se ha puesto en marcha la “receta deportiva”, que es la prescripción de ejercicio físico en determinadas patologías crónicas para contribuir a la prevención y el tratamiento de las mismas.

Con esto te animamos a realizar ejercicio físico regular acorde a tus posibilidades y si te surge cualquier duda sobre algún aspecto consulta a tu médico.

Artículo redactado por Ana Mendoza, Farmacéutica.

Bibliografía

Boraita A. La práctica deportiva mejora el perfil lipídico plasmático, pero ¿a cualquier intensidad?. Rev Esp Cardiol 2004;57(6):495-8.

0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>